En este artículo repasamos las razones por las que deberías de conectarte a tus cuentas de correo desde un aplicación especialmente diseñada para ello en vez de usando tu navegador web (si estás usando un dispositivo móvil o tablet).

En modo resumen, debemos de entender que las aplicaciones están especialmente diseñadas y optimizadas para ser utilizadas en teléfonos móviles y tabletas, por tanto ofrecen un uso mucho más seguro pero también es mucho más rápido conectarse a nuestro correo desde ellas. Además, al ser aplicaciones especialmente diseñadas para gestionar cuentas de correo, la experiencia de usuario al manejarnos dentro de estas aplicaciones será mucho más sencillo y agradable que a través de páginas web redimensionadas.

Seguridad

El punto clave y el principal motivo por el que debes de usar tus correos SIEMPRE desde una aplicación es este.

Si no usas una aplicación de correo, entonces quiere decir que estás usando el navegador web de tu móvil para acceder a tu correo. El gran problema de conectarse de esta manera es que los navegadores son bastante más frágiles en cuanto a seguridad que una aplicación.

El otro gran problema es que mientras escribir en un teclado de ordenador es bastante cómodo y es más raro cometer faltas de ortografía pero también más fácil detectarlas porqué vemos claramente lo que escribimos, en un móvil no solo cometemos muchísimas más faltas escribiendo, sino que muchas veces no podemos ver lo que hemos escrito por falta de espacio en la pantalla. Por tanto, corremos el riesgo de acabar en páginas que no son las oficiales pero que tengan un aspecto muy similar y estén especialmente diseñadas para intentar robarnos la información de acceso a nuestros correos personales. Del mismo modo, desde el navegador de un ordenador se puede leer la dirección de la web a la que accedemos, mientras que desde móvil la dirección esta oculta de forma predeterminada, lo que nos impide comprobar si la dirección introducida es la correcta.

Al entrar a nuestro correo directamente desde nuestra aplicación, no tendremos que escribir ninguna dirección, asegurándonos entrar en el sitio correcto cada vez.

Comodidad

Esta claro que tener que escribir la dirección web de nuestro proveedor de correo a través de un navegador web es algo muy pesado, ya que un correo es una herramienta que usamos a menudo y podemos llegar a entrar dentro en numerosas ocasiones.

Al conectarnos desde la aplicación a nuestro correo, tan solo necesitaremos hacer clic encima de la app para entrar directamente a nuestro correo, sin necesidad de introducir ninguna dirección, ganando tiempo además de seguridad.

Al usar una app de correo, podrás olvidarte de tener que escribir cada vez la dirección de la página de tu email.

Además, tal y como hemos mencionado en la introducción, las aplicaciones de correo vienen mucho más optimizadas y mejor diseñadas para ser utilizadas con un móvil o tablet que una web redimensionada.

Notificaciones

El último punto muy a favor de las aplicaciones es que cuando recibimos un correo nuevo, nos gustaría estar informados de ello. Pues bien, si te conectas a tu correo desde un navegador web olvídate de ello, nadie te informará de que has recibido un email nuevo, sino que tendrás que entrar cada poquito para comprobarlo.

En cambio, al tener configurado tu correo en la aplicación, cada vez que recibas un correo nuevo serás notificado de ello, como si fuese un WhatsApp (a menos que deshabilites la opción de recibir notificaciones), por lo que sin necesidad de entrar en tu correo sabrás en todo momento cuántos emails nuevos vas recibiendo y quién te los está mandando.

Aplicaciones para ordenador

Muchos nos preguntan: si tan seguro es usar las aplicaciones en móvil, ¿porqué no hay aplicaciones en ordenador para manejar nuestros correos?

Sí que las hay pero se llaman programas en vez de aplicaciones, y no son tan populares porqué aunque también ofrecen ventajas, la diferencia no es tan grande que en un móvil. Básicamente, los programas de ordenador especialmente diseñados para ser gestores de correo ofrecen comodidad y notificaciones, pero el apartado seguridad no es tan relevante y además presentan un defecto que no existe en móvil (los emails recibidos van ocupando espacio en el disco duro de nuestro ordenador).

En cualquier caso, os dejamos los gestores de correo más populares y qué mejor funcionan en ordenador, por si os interesa probarlos: