Si estás leyendo estás líneas es porque tienes intención de crear una nueva cuenta de correo electrónico Gmail.

Antes de empezar, debes de tener en cuenta dos cosas muy importantes:

  • Crear un Gmail es un proceso muy sencillo y totalmente gratuito
  • A pesar de todo, hay aspectos a tener en cuenta para evitar tener complicaciones.

Complicaciones más frecuentes que puedes tener

¿Vas a crear tu cuenta usando un móvil o ordenador?

Hoy en día, ya hay más personas que se conectan a internet a través de su móvil que con su ordenador. Pues bien, esto es el primer factor fundamental que deberemos de tener en cuenta.

No os asustéis, una vez creada vuestra cuenta Gmail, podréis acceder a ella desde cualquier dispositivo. El problema, es que la gente muchas veces olvida que las páginas webs no se visualizan igual en un móvil que en un ordenador, debido al tamaño de la pantalla mucho más pequeño.

En la siguiente imagen, podréis ver cómo usando vuestro móvil el buzón de Gmail se visualiza bastante diferentemente que si entráis en el buzón de Gmail a través de vuestro ordenador.

Aspecto del buzón Gmail en la app
Aspecto del buzón Gmail con el navegador de nuestro PC

Pues lo mismo pasa a la hora de crear vuestra cuenta, aunque los pasos a seguir son prácticamente idénticos, la colocación de los botones y opciones varían ligeramente de un dispositivo a otro, por lo que si estáis creando vuestra cuenta desde un móvil y estáis leyendo una guía basada en ordenador, podríais llegar a confundiros.

Para evitar esto, nosotros hemos creado dos artículos totalmente separados, que incorporan capturas de cada uno de los pasos a seguir en función del dispositivo que uses.

  • Si vas a crear una cuenta Gmail usando un ordenador pulsa aquí.
  • Si vas a crear una cuenta Gmail usando un móvil o tablet pulsa aquí.

¿Ya tienes un Gmail o este es el primero?

Otro aspecto muy importante a tener en cuenta es este. ¿Tienes otra cuenta Gmail? ¿Alguna otra persona ha utilizado tu dispositivo para conectarse a Gmail?

Debes de saber que tanto los navegadores web como las aplicaciones tienen un sistema que permite memorizar información a voluntad del usuario, que permite evitar que cada vez tengamos que rellenar información. Cuando introducimos algún dato como puede ser un email y una contraseña, tendremos la opción de que esa información se guarde automáticamente. De esta forma, cuando entremos de nuevo en Gmail (por ejemplo), puede que automáticamente nos salga por defecto una cuenta (que hayamos usado en algún momento) a la que conectarnos o incluso que nos conectemos directamente a ella.

Mucha gente se desespera porqué justo al empezar a seguir los pasos para crear un correo nuevo, ve cómo en vez de salirle la opción de crear una cuenta, se conecta directamente a una cuenta.

Pues bien, en estos casos no hay que alarmarse. Basta con pulsar sobre la imagen de perfil del correo en el que nos hemos conectado automáticamente y pulsar sobre ‘Cerrar sesión’ o ‘Añadir cuenta’. Independientemente de la opción elegida, ahora tendremos la opción de decirle a Google que queremos usar otra cuenta*, y finalmente, pulsar sobre la opción ‘Crear cuenta’.

*Si estamos utilizando un dispositivo móvil, nos aparecerá una opción adicional después de señalar que queremos añadir otra cuenta. Esta opción es la que veremos en la siguiente imagen y consiste en decirle a Google que tipo de cuenta será a la que queremos conectarnos. Como queremos crear una cuenta Gmail, pulsaremos la primera opción: Google.

La elección del usuario

En el mundo del correo electrónico, se conoce como usuario a la dirección de email; por ejemplo:

  • felipetoledo@gmail.com
  • crearmailya.com@gmail.com

Son dos ejemplos de usuarios o direcciones de email; y en este caso, usuarios o direcciones de Gmail.

Es importantísimo entender (cosa que muchos que crean un email por primera vez no saben), que no pueden existir dos usuarios o direcciones de email iguales. Si lo pensamos bien tiene mucho sentido, ya que si alguien podría registrar la misma dirección que nosotros, empezaría a poder leer todos nuestros emails, etc.

Por tanto, que quere claro. Solamente se puede registrar un usuario o dirección de correo si está no está en uso. Es decir, que no haya nadie en el mundo que la esté utilizando.

Como hay millones de personas que utilizan Gmail, pues probablemente tengamos combinar números, letras y el punto (.) (único símbolo permitido), para conseguir una dirección de email que podamos registrar.

Si usamos únicamente nuestro nombre y apellido probablemente el email ya esté en uso:

En cambio, con un poco de imaginación y probando combinaciones, deberíamos conseguir rápidamente un email disponible:

La contraseña

Otro de los aspectos donde más personas tienen dificultades es a la hora de elegir una contraseña.

Primero, repasemos a qué sirve una contraseña:

Una contraseña es un código personal con el cuál protegeremos nuestra cuenta de correo para impedir que otras personas puedan entrar en ella. Al configurar una contraseña, cuando queramos entrar en nuestro email tendremos que introducir ese código (nuestra contraseña) para poder conectarnos. Si la contraseña no coincide con la configurada con la cuenta, entonces no se podrá entrar.

Pues bien, debido a que las contraseñas creadas únicamente con palabras o número y de menos de 8 caracteres son muy fáciles de adivinar por personas o programas, Google (GMail) y Microsoft (Hotmail) exigen que la contraseña que vayamos a elegir tenga que contener 8 o más caracteres* y combinar como mínimo dos de las siguientes opciones:

  • Usar mayúsculas y minúsculas (MhJQepOaW)
  • Usar letras
  • Usar números (123456890)
  • Usar símbolos ($@=?-.&/)

*Se entiende como caracteres a cada una de las letras, números o símbolos que introduciremos para configurar nuestra contraseña.

  • Contraseña de 8 caracteres (válida) : N o e l i a # 3
  • Contraseña de 6 caracteres (inválida) : N o e l i a